21 mayo, 2022

Una ronda de inversión es la opción perfecta para los emprendedores

Si tiene en mente emprender un negocio y no cuenta con los recursos suficientes para crear toda la plataforma necesaria, lo mejor que puede hacer es buscar una fuente efectiva de financiación como una ronda de inversión. A través de este medio, obtendrá la liquidez para llevar a cabo las tareas básicas para concretar su proyecto.

Cuando toma una decisión como esta, siempre es recomendable pedir ayuda a un director financiero bajo demanda, bien sea para proyectos concretos, o bien sea para llevar el seguimiento en momentos específicos de la empresa. Este personaje debe ser experto en el sector al que pertenece la compañía, para poder ofrecer un servicio de calidad.

Las ventajas de contratar a alguien que se encargue de estas funciones son absolutamente increíbles porque la relación es de tipo mercantil, el coste es estable mes a mes, flexibilidad para escalar la dedicación, no diluye el papel de los accionistas ni al equipo de trabajo, impulsa el crecimiento y enseña herramientas para ser independiente.

Estos profesionales juegan un papel trascendental en las compañías tecnológicas emergentes y startups, ya que desarrollan paquetes de reportes financieros y negocio a medida. Por lo tanto, dan una orientación la junta directiva en relación al desarrollo de una compañía en sus fases de cambio continuo.

Frente a solicitudes de financiación bancaria, entidades públicas o rondas de inversión tienen un compromiso enorme puesto que pueden gestionar las relaciones que mantenga con instituciones o inversores profesionales. Sin duda alguna, esta acción permite que tenga una visión amplia ante el mercado.

Un director financiero con experiencia sabe que no debería trabajar como si fuera un consultor externo, sino como un empleado del lugar. Para lograr esto, tendrá que involucrarse en todo momento y en cada decisión con las perspectivas claras del destino con el que sueña la empresa