21 mayo, 2022

Realidad aumentada. Un negocio en expansión.

Realidad Aumentada. Aplicaciones a día de hoy.

La realidad aumentada explotó no hace mucho con el famoso juego de Pokémon Go. Hordas de gente por la calle, todos como locos, detrás de unos animales 3D con la única finalidad de capturarlos. Hubieron accidentes, y no pocos, y si no recuerdo mal, alguna muerte. Desde luego, esto no es culpa de la tecnología, ni mucho menos, sino de la gente, que es capaz de hacer cualquier cosa por conseguir lo que quiere, aunque esto que desea no sea más que unos bichos que realmente no existe.

Pues bien, detrás de todo este marketing que se montó alrededor del juego, se halla la tecnología de la Realidad Aumentada “RA” o AR en inglés (Augmented Reality), una tecnología que nos permite ubicar dentro del mundo real, elementos en 3 dimensiones. La diferencia con la realidad virtual, mucho más extendida desde hace años estriba en eso mismo, en que la realidad virtual tiene sólo lugar dentro de un mundo virtual, mientras que con la realidad aumentada podemos interactuar con nuestro entorno no ficticio.

El hecho de que podamos introducir elementos virtuales dentro de la realidad “real” hace que esta tecnología tenga infinidad de posibilidades y aplicaciones, y el mundo de los videojuegos es sólo uno de los grandes potenciales que tiene.

El mundo de la moda, la medicina, los negocios, la publicidad , etc… se están ya aprovechando de esta tecnología para sus desarrollos.

Poder aprender cómo funciona un cerebro o el cuerpo humano, como un tutorial dinámico, para que los niños de ahora aprendan más visualmente y puedan interactuar con los objetos que “ven” y jugar con ellos, no tiene paragón.

Otra de las aplicaciones que se están explotando hoy día es el uso de la realidad aumentada dentro del mundo de los SIG (Sistemas de Información Geográfica), ya que podemos representar como elementos virtuales visualizándolos en la cámara de un móvil, elementos que a día de hoy sólo se pueden ver en servidores de mapas como Google Maps o Bing. De este modo tendríamos una manera más real de representar elementos, que nos ayudaría a gestionar mucho mejor los recursos, al poder ver, por ejemplo, donde se encuentra ubicada una toma de corriente enterrada, que no fuera visible a simple vista.

Esta tecnología depende mucho de como afinada esté la posición GPS del dispositivo, es decir, cuanto más preciso sea el posicionamiento GPS de nuestro dispositivo, en conjunción con elementos como el giroscopio del mismo, mejor podremos ubicar los elementos con la cámara o las gafas de realidad aumentada.

Es una tecnología que aunque lleva algún tiempo entre nosotros, no ha llegado todavía a explotar como tal. Son muchas las empresas que están apostando por esta tecnología, pero son muchas más las que esperan que en breve acabe madurando para poder abordar proyectos que a día de hoy no son viables más que en la imaginación de la gente.

No tardará mucho en llegar este momento, ya que empresas como Apple o Google están apostando fuertemente por ella.