21 mayo, 2022

Los artículos de oficina nunca pasarán de moda

Cuando comenzó a popularizarse el uso de los ordenadores se creyó que el papel dejaría de ser necesario, que de manera gradual se convertiría en cosa del pasado y finalmente sería reemplazado por la tecnología incorpórea. Ese sueño jamás se materializó y la realidad es que aún hoy día, unos artículos de oficina siguen siendo trascendentales en todas las empresas y hasta en los hogares.

Lo que sucede es que, muchas veces, los datos informatizados se respaldan además en físico, al menos los más significativos, porque los componentes de soporte son susceptibles de deteriorarse con facilidad. Por otro lado, así pueden ser revisados en cualquier momento sin el auxilio de ningún dispositivo electrónico.

Adicionalmente, los sistemas de control de calidad, ejemplo, las normas ISO, exigen que haya copia de la documentación digital de los procesos y que siempre se mantengan accesibles para los usuarios. Por supuesto, esta se presenta en carpetas de tres ganchos que contienen las hojas perforadas.

Ahora, es importante mencionar que, dada la relevancia que la computación ha cobrado en cada ámbito de la vida y definitivamente las corporaciones forman parte de ella, los materiales relacionados con este sector ocupan un amplio porcentaje del surtido que ofrecen las firmas que los comercializan.

Entre ellos encontramos fundas y maletines que permiten el transporte seguro de los equipos, alfombrilla de ratón, cintas recoge cables, estuches informáticos, puertos USB externos, soportes verticales para móviles y tabletas que facilitan muchísimo el trabajo con estos aparatos, etc.

Por todo lo anterior, la oficina del futuro continuará contando con blocks y libretas de notas, agendas y organizadores, bolígrafos, clips, cutters, calculadoras, calendarios, porta documentos y un sinfín de otros elementos asociados a la función de comunicarse por escrito y almacenar información vital para la compañía. Y aunque ya casi nadie envía correspondencia de modo tradicional, el abrecartas